Selecciona un Destino
Cuartos: 1

ZONAS ARQUEOLOGICAS

Teopantecuanitlan

La zona arqueológica más importante de época Olmeca descubierta hasta hoy en Guerrero es Teopantecuanitlán. A partir de su descubrimiento fortuito en 1983, se instrumento un proyecto de investigación arqueológica que la ha revelado como un enorme centro rector, con arquitectura de barro y piedra, escultura monolítica y sistemas hidráulicos únicos para su tiempo. Aunque los edificios más grandes se concentran en cincuenta mil metros cuadrados, se calcula que el asentamiento se extendió sobre ciento sesenta hectáreas. Por los datos cerámicos, de tiestos locales contemporáneos con otros de estilo olmeca, se sabe que fue habitada principalmente entre los años 1000 y 500 a. C., lapso en el que se realizaron varias modificaciones y se construyeron nuevos edificios.

Tiene una ubicación privilegiada en el extenso valle de Copalillo, donde confluyen los ríos Amacuzac y Mezcala, lo que la proveyó con dos recursos indispensables para lograr su crecimiento: los fértiles campos de cultivo y el agua dulce, a los que sumo un sistema hidráulico impresionante formado por un canal de irrigación que se desprende de una presa nutrida por un manantial y por los escurrimientos de los cerros circundantes.

El conjunto arquitectónico más importante se conoce como El Recinto. Consiste en un patio hundido rodeado por muros levantados con enormes bloques de piedra , recortados en forma tal que no se necesitó unirlos con mezcla. Sobre dos de los muros, al este y oeste, se colocaron cuatro esculturas monolíticas que al parecer representan deidades del agua o de la lluvia. Con las manos sostienen mazorcas de maíz y portan algunos atuendos propios de jugadores de pelota. En el exterior del patio se descubrieron los restos de etapas arquitectónicas anteriores recubiertas con aplanados de lodo: una escalinata con alfardas rematadas con dos cabezas de felinos estilizados.

Al norte de El Recinto quedan grandes fragmentos de esculturas con rasgos humanos, una cabeza semejante a las encontradas en la Costa del Golfo pero de menores proporciones y una gran escultura que representa a una rana. Al sur se localizaron evidencias de cuartos sobre una plataforma, escaleras, pisos y fogones, por lo que se supone que es el lugar donde habitaron los dignatarios del lugar. Aislado, hacia el norte, hay un juego de pelota que posiblemente date de una época posterior al resto del asentamiento.

Hacia el norte del conjunto principal, donde se encuentra el canal de irrigación, también hay dos basamentos decorados con un diseño de puntos y barras intercalado con nichos verticales. Arquitectura similar fue localizada recientemente por Giselle Canto en el sitio de Zazacatla, Morelos, donde descubrió dos esculturas del mas puro estilo olmeca colocadas en los nichos.