Selecciona un Destino
Cuartos: 1

Región Costa chica

Azoyú

Un Tesoro por Descubrir

En Azoyú existen caminos empedrados, don-de se encontraron piedras labradas de épo-cas prehispánicas, los cuales conducen a una serie de montículos que deben encerrar un importante centro ceremonial.
Allí se han encontrado piezas arqueológicas de diversas culturas: desde cerámica estilo teotihuacano hasta figurillas de rasgos olmecas con caras de jaguar. Parte de este patrimo-nio cultural se exhibe en el Museo Comunitario Irineo Germán, cuyo principal atractivo son los códices plegadizos conocidos como Azoyú I y II.

Azoyú también tiene una gran riqueza cultural, la cual se refleja en sus danzas, como: Los Apaches, Los Diablos, Los Vaqueros, La Tor-tuga, La Conquista y El Tigre.

Ometepec

Esplendor Labrado en Piedra

En Ometepec conviven amuz-gos y mulatos. Los fines de semana bajan al tianguis los indígenas con sus tejidos reali-zados en telar de cintura, como cientos de años atrás lo hicieran sus abuelos prehispánicos.
Dentro de Ometepec se localiza la zona arqueológica de Piedra Labrada, donde se ha descubierto cerámica similar a la de Monte Albán III, piezas olmecas y teotihuacanas con más de 3,000 años de antigüedad; entre ellas, varias esculturas de animales, como una cabeza de serpiente como una cabeza de serpiente perfectamente labrada

y bien conservada, además de algunas estelas, tres de ellas notables por la belleza de sus relieves y su magnífico grado de conservación. En Ometepec se encuentra también la Parroquia de Santiago Apóstol, considerada Monumento Histórico por su acervo cultural.

Cuajinicuilapa

De Orgollosa Sangre Negra

Cuajinicuilapa es un reducto importante de la raza negra; muchos años atrás los encomenderos y hacendados casi extermi-naron a la población indígena original, quienes eran obligados a crueles jornadas de trabajo en condiciones infrahumanas, en minas y haciendas. Muchos esclavos negros traídos de África resistieron más. Algunos otros, al varar el barco donde venían, se vieron obligados a salvar sus vidas, llegando a la costa de Guerrero, donde poblaron Cuaji y sus alrededores. Aquí se han realizado encuentros de poblaciones negras de Guerrero y Oaxaca, con el fin de rescatar  y revalorar sus elementos de

identidad. En Cuaji se encuentra el Museo de la Tercera Raíz, o sea, de la influencia africana en México, primero en su género en nuestro territorio.
A 30 kilómetros de la cabecera se encuentra Punta Maldonado, un pintoresco pueblo de pescadores de singular belleza; la punta está rodeada de una playa de donde parten los pescadores en busca de los regalos del mar, para deleite de quienes los visitan. Aquí puede degustar las excelentes langostas que pescan en la Playa El Faro, prácticamente en los límites entre Guerrero y Oaxaca.