Selecciona un Destino
Cuartos: 1

CONOCE GUERRERO

Guerrero Epiclásico

A  la caída de Teotihuacán, durante el Epiclásico (650/700-900/100 d.C.), en la región mezcala se da un auge extraordinario en todos los aspectos culturales: en la arquitectura con la proliferación de varias decenas de sitios estratégicamente ubicados, muchos de los cuales alcanzaron un desarrollo estatal; en la abundancia y predominancia de las cerámicas locales, unas cuantas imitando formas y acabados teotihuacanos, oaxaqueños o del centro de Veracruz, en la escultura portátil que persiste como un estilo regional vigoroso junto con otros “estilos transicionales”,  como el Teotihuacán-Guerrero.

Aunque la mayoría de los sitios permanece sin explorar, a través de publicaciones, reportes y reconocimientos en toda la región se logro registrar un enorme cúmulo  de datos, principalmente de los tres conjuntos culturales citados. De tal manera se pudo establecer que la cultura arqueológica mezcala se originó y desarrolló en un amplio territorio –la región mezcala- que sobrepasa los limites de la provincia arqueológica del río Mezcala, pues para el Epiclásico se extendió al menos en veintidós mil quinientos kilómetros cuadrados, comprendido principalmente el centro, el Norte, y la Tierra Caliente de Guerrero, pero también las porciones limítrofes de los estados de Michoacán, México, Morelos y posiblemente Puebla. Algunos de los sitios más importantes de estos momentos son la Organera-Xochipala, El Panteón,  La Organera-Mezcala, Mexiquito y Cerro de los Monos en Guerrero, Cerro del venado y Mesa de los Tepalcates en Morelos y San Miguel Ixtapan en el estado de México, este último, asombrosamente parecido a La Organera-Xochipala.

En la costa del Pacifico se sabe de varias estelas labradas que posiblemente daten de estos momentos. En la Costa Grande, en la de Villa Rotaria se representa a un personaje con atavíos de pájaro; del sitio Soledad de Maciel, actualmente en proceso de investigación, procede una estela en la que se labró a un extraño personaje enmascarado, conocido como el Rey de la Chole. En la Costa Chica se han reportado numerosas estelas del sitio Piedra Labrada y a lo largo de toda la costa se conocen numerosas rocas grabadas cuya antigüedad es incierta, como las de Puerto Marqués o las de Palma Sola en Acapulco.