Selecciona un Destino
Cuartos: 1

CONOCE GUERRERO

Guerrero Preclásico Tardio

Al iniciar el Preclásico tardío, alrededor de 500 a. C., en toda Mesoamérica se diluyen los testimonios de la cultura olmeca y surgen desarrollos locales y regionales vigorosos. En gran parte de Guerrero nace una cultura distinta, la cultura arqueológica mezcala. Esta cultura tiene entre sus componentes más notorios a las esquemáticas esculturas de estilo mezcala, a las que ahora ya  no se les define sólo como un estilo artístico puramente local, si no como parte de una cultura arqueológica que comprende otros vestigios de cerámica, de piedra, concha, obsidiana y muchos materiales más. Ahora se sabe también que desde su más temprana aparición se les encuentra en lugares que tienen una compleja arquitectura.

En las construcciones del Preclásico Tardío y hasta el Protoclásico (500 a. C.-200 d. C.) persisten algunos elementos heredados de la época olmeca como el sistema constructivo de la bóveda falsa pero también se implementan técnicas constructivas propias creando una arquitectura peculiar. Se podría decir que en Guerrero la arquitectura se desarrollo de manera precoz si se toma en cuenta el antecedente de Tezahuapa y los edificios y su disposición en varios sitios de estos momentos, que prefiguran ya asentamientos urbanos más tardíos, semejantes a los posteriores conjuntos residenciales teotihuacanos. En tales sitios se construyeron edificios con columnas monolíticas o formadas por segmentos cilíndricos- dispuesto alrededor de patios hundidos, con acabados de estuco en pisos y muros, estrechas calles con pisos enlajados y rudimentarios sistemas drenaje como en Cuetlajuchitlán. Para este momento, las cerámicas no tienen ya ningún rastro de los bellos diseños de la iconografía olmeca, siendo ahora lisas y monocromas, o bien cubiertas con engobe jaspeado en tonos rojizos o pardos.

En la costa del pacifico se desarrolló una cultura local muy distinta a las del interior de guerrero, pues ahí no hay sitios con arquitectura mamposteada. Las escasas investigaciones indican que los sitios se conforman con plataformas levantadas con tierra y conchas sobre las que se colocaron construcciones perecederas, y que estas plataformas se distribuyen alrededor de espacios abiertos a manera de plazas y patios. La cerámica, y sobre todo las figurillas de barro, son excepcionalmente abundantes, modeladas en diversos y bellos estilos locales que parecen preservarse hasta el Clásico cuando, a diferencia de sitios más norteños, se manifiesta con numerosas vasijas y figurillas de estilo teotihuacano. Abundan también los metates y herramientas de piedra pulida y con mucho menor frecuencia aparecen las fabricadas con obsidiana.