Selecciona un Destino
Cuartos: 1

REGIÓN Tierra Caliente

Coyuca de Catalán

Heroíca por Tradición

De origen purépecha, Coyuca de Catalán, en el idioma de sus más antiguos moradores “Lugar de Águilas”, ha sido a lo largo de los tiempos un importante escenario histórico; desde las batallas ancestrales entre purépechas y mexicas; en la Guerra de Independencia, fue tomada por el Gral. Vicente Guerrero; en la Revolución de Ayutla, fue escenario de triunfos liberales sobre el dictador Santa Anna, y aun en la Revolución Mexicana, sirvió de campo de batalla.

Hoy día, Coyuca de Catalán, vecina del río Balsas, es cabecera de un municipio donde se preservan añejas tradiciones, con el marco peculiar de su bella Parroquia de Santa Lucía, en la que pasado y presente se funden para crear fantásticos cua- dros atemporales.

Tlapehuala

Sólo para Usted

Si desea vestir de acuerdo con la ocasión y el entorno, en Tlapehuala encontrará justo lo que necesita para estar a gusto: unos huaraches y un sombrero de palma, indispensable, pues en Tlapehuala es tan importante esta prenda que cada año, del 12 al 20 de noviembre, se realiza la Feria del Sombrero con gran algarabía: juegos mecánicos, bandas de música y jaripeo.
O si lo desea, también puede vestir a la usanza del pueblo y sentirse como en casa.

Los hombres usan calzón de manta, amplio y sin bolsas, suje- tado con dos cintas de la misma tela. El cotón es cerrado y suelto, con mangas largas de puño, sin bolsas. Alrededor del cuello se amarran un paliacate colorado, sin que falten el sombrero y los huaraches calentanos. Las mujeres usan una falda amplia y larga, hasta media pierna o hasta el piso, de colores lla-mativos, diseños floreados
o de brocado, de satín o tafeta con un olán al vuelo en la parte inferior. La blusa es blanca, de manga corta o tres cuartos, cuello alto y con un faldón unido al talle y, para finalizar, cintas de colores en el cabello.

Una vez más cómodo y fresco, se puede ir a dar un agradable paseo y visitar el Templo de San José, una construcción del siglo XVI, engalanada con bellos retablos del siglo XVIII, donados por el afamado don José de la Borda, el mismo que financió la bellísima Parroquia de Santa Prisca y San Sebastián, en Taxco. También podrá admirar la enorme roca monolítica, en la cual Federico Canessi esculpió, en 1977, una monumental cabeza del General Lázaro Cárdenas.

Y si usted también es de los que se dejan conquistar por el estómago, seguramente quedará enamorado de Tlapehuala, pues sus platillos son únicos. No deje de probar el pan liso o de suelo, que se caracteriza por contener escasa cantidad de sal o azúcar; la barbacoa de res o de chivo, preparada con chile guajillo y hojas de aguacate, servida con sopa de arroz y frijol; además del mole, rojo o verde, con carne de puerco, pollo o guajolote.