Selecciona un Destino
Cuartos: 1

Copala

ZONA NORTE

Teloloapan

Con la Música por Dentro

La belleza natural de Teloloapan es tal, que hasta las piedras cantan, y no exageramos… aquí hay una pequeña elevación cubierta de enormes piedras conocida como Tecampana, que al golpearlas emiten el sonido de grandes campanas. La creatividad de la Naturaleza también se observan en las grutas de esta zona, donde, a través de los siglos, ha esculpido innumerables y caprichosas formas. En Acatempan, población del actual municipio de Teloloapan, las campanas de la libertad redoblaron con fuerza para conmemorar el fin de la Guerra de

independencia. El 10 de Enero de 1821, aquí se encontraron, y pactaron, el realista Agustín Iturbide y el insurgente General Vicente Guerrero, quien dio nombre a nuestro Estado; un acontecimiento que pasó a la historia como el “Abrazo de Acatempan”.

E el Templo de Santa María de la Asunción, del siglo XVI, aún guarda electos originales, como sus campanas de 1592. El Castillo, llamado así por su arquitectura de piedra, ladrillo y su singular portón de madera, construido en el siglo XIX, albergó una fábrica de hilados y la primera agencia del Banco de México, en 1901. Otro singular atractivo son los murales del Palacio Municipal, donde se representan las historias y costumbres de la región, como la danza del Día de Muertos, además de la evolución de la ciencia.

Una sorpresa más; en Teloloapan disfrutará de uno de los más exquisitos moles de Guerrero, los deliciosos y únicos tamales de queso fresco con crema, además de sus famosas “cajitas”, exquisitos panqués de harina de arroz.

Buena Vista de Cuellar

Bueno a Primera Vista

Este municipio hace honor a su nombre. Le invitamos a sentarse en su tradicional plaza para admirar dos bellas creaciones, una hecha por la Naturaleza y otra por el hombre: los increíbles macizos montañosos que rodean la región y el hermoso Templo Parroquial de San Antonio de Padua, con su sencilla y pulcra arquitectura, cuyo interior los fieles visitan la tumba de San David Presbítero mártir de Buenavista. Por ello, doble es la festividad de esta iglesia: del 21 al 25 de Mayo celebran la Feria de San David y el 13 de Junio la de San Antonio de Padua.

Otras festividades importantes son la Feria Tradicional Cultural y Artística, el 30 de Abril, y los ritos de Semana Santa con sus grandes procesiones, concilio artístico y la tradicional quema de los “judas”.

Aquí encontrará muebles de madera de cedro y artículos de piel, como bolsas, ceniceros, monederos y mucho más. O si lo prefiere, en su maleta podrá llevar un delicioso queso, una cajeta, un rompope u otros lácteos, una botellita de mezcal o las cuatro cosas, además de mil y un recuerdos de este lugar que en su nombre lo dice todo.

Copalillo

Donde quedo la Huella de Jaguar

En 1938, fue descubierto Teopantecuanitlán “Lugar del Templo del Dios Jaguar” ¡de los Olmecas! Un descubrimiento que cambió la convicción arqueológica aceptada hasta entonces. Por años se pensó que la Cultura Olmeca se había originado en la zona del golfo, pero Teopantecuanitlán, en Copalillo, una ciudad Olmeca, contemporánea o más antigua que las del Golfo, y otros hallazgos en el estado, hacen dudar a los arqueólogos respecto al origen de los olmecas.

También en Copalillo, la naturaleza muestra todo su esplendor: en Papalutla hay grutas en el cerro Tecabayo. Cuentan que éstas sirvieron de escondite al General Vicente Guerrero, durante la Guerra de Independencia. Hay quienes incluso se han dado la tarea de buscar los objetos que, se dice, quedaron aquí. Tal vez nadie los hale nunca, pero sí encontrarán una creación natural única; además, se puede aprovechar el viaje para visitar el hermoso balneario de aguas termales de Papalutla, entonces doble será el descubrimiento, o triple, si decide lanzarse a la aventura de los rápidos del Río Nexapa.

Y qué decir de las creaciones gastronómicas de Copalillo. Aquí podrá disfrutar de un exquisito mole con guajolote, tamales nejos o de fríjol, o un rico caldo rojo con carne de res y chile rojo, y de postre, una deliciosa calabaza cocida con panocha y panela, para endulzarse la vida.

Aquí podrá admirar la Iglesia de San José Patriarca y disfrutar la tranquilidad de este pueblo que, en su esencia, leva la marca del Jaguar.